Gastos de envío y muestras gratuitas desde 49€

Mi Cuenta Top

 

Suscribirse al blog

Blog

Tamaño de fuente: +

10 errores habituales que solemos cometer en el cuidado de la piel

4 Errores habituales en el cuidado de la piel

Nuestra experiencia en dermofarmacia a lo largo de los años nos ha permitido ver que es frecuente cometer algunos errores en el cuidado de la piel y que estos pueden impedir que los tratamientos elegido actúen correctamente. Los hemos resumido en 10 puntos. Esperamos que os sirvan para tenerlos en cuenta y a partir de ahora no cometerlos. En cualquier caso, sabéis que estamos a vuestra disposición para aclarar dudas concretas que tengáis y ayudaros a encontrar la mejor rutina, porque,como siempre decimos, cada piel y cabello son únicos, y deben ser tratados así, de forma personal. 

Escoger un producto que no sea adecuado para tu tipo de piel. Es habitual que nos dejemos influir por el marketing o por la opinión de nuestras amigas a la hora de escoger nuestras cremas. Sin embargo, no todo funciona en todas las pieles. Conocer qué tipo de piel tenemos y sus necesidades es esencial para escoger los cosméticos adecuados.

Falta de constancia. Queremos ver resultados de forma inmediata, porque estamos acostumbrados a conseguirlo todo ya, y, la verdad, en belleza, hay que tener paciencia, y, sobre todo, ser constantes con las rutinas. No hay ninguna crema que un día o dos nos resuelva problemas de manchas, acné o dermatitis. Hay que ser constante y tener paciencia para poder ver resultados con nuestros tratamientos y como siempre decimos: la belleza es 360. Es decir, importan las cremas pero también nuestro estilo de vida: alimentación, hidratarnos bien, reducir alcohol y tabaco, descansar las horas adecuadas, hacer deporte, protegernos del sol, etc. 

Querer usar todo tipo de activos. Aunque el retinol, el ácido glicólico o la niacinamida son activos fantásticos para la piel, quizás tu piel no los necesite. Tenemos acceso a un montón de fuentes de información donde leemos maravillas de algunos ingredientes cosméticos y los queremos probar todos. Sin embargo, no hay que usarlo todo. Las rutinas personalizadas son las más eficaces y en ellas no hace falta usar todo tipo de activos, sino, los que tu piel necesita.

Saltarse la limpieza facial o no hacerla adecuadamente. La higiene facial es el primer paso esencial para cuidar la piel y nos encontramos con personas que no la hacen correctamente, que por la mañana solo usan agua para limpiar el rostro o que utilizan la misma toalla para secar todo el cuerpo. No nos cansaremos de repetir que solo una piel limpia puede ser una piel sana y bonita. Hay que limpiar la cara a diario, mañana y noche, con productos adecuados y preferiblemente usando una toalla exclusivamente para ella.

No hidratarse. Principalmente las personas que tienen la piel grasa, mixta y con tendencia al acné, suelen cometer el error de no hidratar la piel, porque temen que les salgan granitos. Pero la hidratación diaria es esencial, para reforzar la barrera cutánea. La clave está en elegir una crema hidratante adecuada para cada tipo de piel. Debemos reforzar la hidratación, además, en pieles sensibles, con rosácea o dermatitis, en invierno, si estamos expuestos a bajas temperaturas, o a la calefacción muy alta, en verano, porque los rayos solares provocan deshidratación en la piel, siempre que usemos activos que puedan resecar, etc. 

Aplicar mucha cantidad de producto. Los beneficios de los cosméticos no se multiplican si aplicamos más cantidad. De hecho, podemos estar saturando la piel y provocar acné cosmético por oclusión de los poros. ¿Qué cantidad es la justa? Depende de cada producto, algunos cunden más, pero en líneas generales, el tamaño de un guisante sería suficiente para todo el rostro. Y el tamaño de un grano de arroz para el contorno de los ojos.

Abusar o no utilizar los exfoliantes. Nos encontramos con los dos extremos. La exfoliación es necesaria en muchas pieles, sobre todo en las grasas, mixtas y con tendencia al acné, para mantener los poros limpios. Pero no podemos abusar de ella, porque podemos provocar irritaciones. Hay que encontrar el equilibrio, hacerla una o dos veces a la semana, y siempre elegir exfoliantes adecuados para el tipo de piel.

Olvidar la fotoprotección en invierno. Los rayos UV envejecen la piel todo el año, es cierto que en verano los daños son más graves, porque estamos más expuestos. Pero hay que usar fotoprotección a diario, adaptándola a la estación y también a nuestra actividad. Si estas en casa todo el día, elige una crema que te proteja de la luz azul.

No seguir el orden adecuado. En cosmética el orden de los factores sí altera el resultado. Si utilizas diversos cuidados tienes que aplicarlos en el orden correcto. Si no lo haces, probablemente no sirvan de nada. Ten en cuenta el objetivo y la textura del cosmético, en general los más ligeros van primero. Si haces una doble limpieza, primero el limpiador oleoso y después el acuoso. Después iría el tónico (si usas), el contorno de ojos, el sérum, la crema hidratante, la protección solar y el maquillaje.

Olvidarse del cuello y del escote. Estas zonas son las grandes olvidadas, lo que provoca que puedan envejecer antes que el rostro. El cuello suele sufrir arrugas y flacidez y el escote, sobre todo, manchas por el sol. Deberíamos cuidarlos a diario, igual que cuidamos la piel del rostro: limpieza, hidratación y protección solar son los cuidados esenciales para mantenerlos jóvenes y bonitos. 

 

1
Novedad: Pigmentbio Sensitive Areas para tratar la...
Cuero cabelludo graso: causas y tratamientos

Artículos relacionados

 

Comentarios

¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
No hay comentarios por el momento. Sé el primero en enviar un comentario.
Copyright © 2021 | ArbosanaFarmacia. Diseño web por GrupoDw.es

Política de Cookies

Deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies para analizar la navegación de usuarios.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar una página web. Es el operador del sitio web el que determina qué tipo de información contiene dicha cookie y cuál es su propósito, pudiendo además ser utilizada por el servidor web cada vez que visite dicha web. Se utilizan las cookies para ahorrar tiempo y hacer la experiencia de navegación web mucho más eficiente. No obstante, pueden ser usadas con varios propósitos diferentes que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene su pedido de compra.

A continuación detallamos de manera clara y precisa las cookies que utilizamos y cuál es su finalidad. También informaremos sobre cómo se configuran o deshabilitan.

Toda la información proporcionada por las cookies, la utilizamos para mejorar nuestra página, detectar nuevas necesidades y valorar las mejoras que podamos introducir con el objetivo de prestar un mejor servicio a los usuarios de esta página web.

Las aplicaciones que utilizamos para obtener y analizar la información de la navegación son:

Esta aplicación ha sido desarrollada por Google, que nos presta el servicio de análisis de la audiencia de nuestra página. Esta empresa puede utilizar estos datos para mejorar sus propios servicios y para ofrecer servicios a otras empresas. Puedes conocer esos otros usos desde los enlaces indicados.

Esta herramienta no obtiene datos de los nombres o apellidos de los usuarios ni de la dirección postal desde donde se conectan. La información que obtiene está relacionada por ejemplo con el número de páginas visitas, el idioma, red social en la que se publican nuestras noticias, la ciudad a la que está asignada la dirección IP desde la que acceden los usuarios, el número de usuarios que nos visitan, la frecuencia y reincidencia de las visitas, el tiempo de visita, el navegador que usan, el operador o tipo de terminal desde el que se realiza la visita.

Esta información la utilizamos para mejorar nuestra página, detectar nuevas necesidades y valorar las mejoras a introducir con la finalidad de prestar un mejor servicio a los usuarios que nos visitan.

Cómo puedes configurar o deshabilitar las cookies:

Para permitir, conocer, bloquear o eliminar las cookies instaladas en tu equipo puedes hacerlo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador.
Puedes encontrar información sobre cómo hacerlo en los navegadores más utilizados.: