📦  Gastos de envío gratis a partir de 49€  📦

Mi Cuenta Top

 

Suscribirse al blog

Blog

Tamaño de fuente: +

Los problemas de la piel más comunes después del verano

99-3 Los problemas de la piel más comunes después del verano

En verano nuestra piel está mucho más expuesta a diversos factores como el sol, el cloro de la piscina, la sal del mar, el sudor, el calor… que pueden provocarle algunos problemas. Ya os hablamos de las irritaciones por el sudor, o de las quemaduras por la exposición prolongada sin la debida protección solar. Cuando el verano llega a su fin, la piel puede reflejar diversos problemas, así que conviene permanecer atento para poder resolverlos.

Manchas en la piel

Sin duda, una de las principales huellas que deja el verano en la piel son las manchas solares, en concreto: los lentigos solares o el melasma. La exposición solar sin protección adecuada puede dar lugar a la hiperpigmentación de la piel. En el caso de las mujeres embarazadas, o de las que toman anticonceptivos, pueden desarrollar el melasma que tiene un componente hormonal. Otras personas pueden sufrir lentigos solares, sobre todo cuando se han expuesta si protección (o sin la protección adecuada), o cuando se trata de pieles fotoenvejecidas. Las manchas se pueden mejorar con tratamientos despigmentantes que debemos empezar a aplicar cuando ya no vayamos a exponernos al sol.

Dermatitis

Las personas con dermatitis atópica o de contacto pueden sufrir algún brote después del verano. Diversos factores como el cloro, el sudor, el calor, algunos tejidos… pueden provocar reacciones alérgicas y empeoramiento de esta patología. Es importante detectar cuál es el origen para poder ponerle remedio. Las pieles con dermatitis deben usar jabones y cremas específicas para pieles sensibles, evitar el agua caliente, optar por duchas cortas con agua tibia, y acudir al dermatólogo en caso de brote importante.

Estos son algunos de los productos que les van muy bien a las pieles con dermatitis: Atoderm Aceite de Ducha de Bioderma, Bepanthol Sensi Control CremaNutradeica Facial Gel-Cream de Isdin, Herbalgem Bálsamo Reparador de Consuelda de Pranarom o Atoderm SOS Spray de Bioderma

Acné

Aunque algunos tipos de acné pueden mejorar con la exposición solar (siempre hay que tener mucho cuidado y utilizar protección solar muy alta para evitar las posteriores manchas), en general, el verano no es un buen momento para los pacientes con esta enfermedad. El sudor o la humedad pueden incrementar la producción sebácea en las pieles grasas, lo que provoca una obstrucción de los poros y a la larga un empeoramiento del acné. Además, la vuelta a la rutina puede provocar estrés, otro factor que es determinante también para esta patología. Si es tu problema, debes seguir una rutina con productos no comedogénicos y oil free. La limpieza mañana y noche es esencial, como lo es también la hidratación y la protección solar a diario. Los productos con ácido salicílico ayudan a mejorar el acné. Pero siempre conviene consultar con un experto para encontrar el mejor tratamiento. Aquí puedes ver una selección de productos para cuidar las pieles con acné.

Piel deshidratada

Una de las consecuencias de los rayos ultravioletas sobre la piel es su deshidratación. El exceso de sol altera la barrera cutánea y dificulta el mantenimiento de la humedad, provocando deshidratación. Esto se traduce en tirantez, sensación de picor, rojeces, descamación y a largo plazo, si no se trata, envejecimiento prematuro. Una piel deshidratada tiene la función barrera dañada y no ejerce su papel. Si sientes tu piel deshidratada a la vuelta del verano, aumenta su hidratación, eligiendo productos ricos en ácido hialurónico y ceramidas. Hidrata la piel del rostro a diario, cada mañana y cada noche, utiliza un sérum hidratante y a continuación una crema hidratante como estas: gh Función Barrera Piel Seca de Gema Herrerías, SVR Sensifine Nutri-Baume o Filorga Nutri-Filler. Y por la noche aplica una mascarilla hidratante al menos 2-3 veces a la semana, como SkinCeuticals Hydrating Mask B5. Hidrata también la piel del cuerpo, después de la ducha y siempre que notes la piel reseca, con Atoderm Intensive Baume de Bioderma, por ejemplo. 

Falta de luminosidad

El sol también puede ser el responsable de la pérdida de luminosidad que suele acompañar, en ocasiones, a las manchas. Para recuperar la luminosidad es importante limpiar el rostro mañana y noche con productos adaptados al tipo de piel, utilizar un antioxidante rico en Vitamina C cada mañana, y aplicar al menos una vez a la semana un exfoliante o peeling domiciliario (como Neoretin Discrom Control peeling despigmentante de Cantabria Labs), que ayude a limpiar en profundidad la piel. Incluir también en la rutina productos que potencian la luminosidad como el Protocolo Antioxidante Iluminadore Endocare, las ampollas Flavo-C Ultraglican de Isdin o Oxygen-Glow Crema de Filorga

0
Vuelta a la rutina con protección y estilo
Cómo recuperar el ritmo tras la vuelta de vacacion...

Artículos relacionados

 

Comentarios

¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
No hay comentarios por el momento. Sé el primero en enviar un comentario.
Copyright © 2021 | ArbosanaFarmacia. Diseño web por GrupoDw.es