📦  Gastos de envío gratis a partir de 49€  📦

Mi Cuenta Top

 

Suscribirse al blog

Blog

Tamaño de fuente: +

Resolvemos las dudas más frecuentes de la cosmética (parte 2)

POST---NL-Arbosana---Mayo-2-11 Rocío Escalante resuelve las dudas más frecuentes de la cosmética

Cuidar la piel es necesario no solo por belleza, sino también por salud. La piel es la barrera que nos protege del exterior y es importante cuidarla correctamente. Sabemos que en el cuidado diario de la piel siempre os surgen dudas y aunque ya recopilamos algunas en la primera parte, aquí hemos recogido otras nuevas:

¿Tengo que usar todos los días protección solar, incluso en invierno y aunque esté nublado?

Sí. No nos cansaremos de repetirlo, la protección solar es necesaria todos los días, también en invierno y aunque esté nublado. El sol es el principal factor del envejecimiento cutáneo. Además de provocar manchas, es responsable de la degradación del colágeno y la elastina. Por eso es importante usar una crema con protección solar todo el año. Lógicamente, tenemos que adecuar la protección a nuestro estilo de vida. No es lo mismo una persona que pasa gran parte del día en el exterior, que una persona que trabaja en una oficina. Pero es importante siempre aplicar un protector solar al menos SPF 30, un fotomaquillaje o una crema hidratante que tenga incluido filtro solar. Además, es necesario reaplicar cada 2 horas.

¿Necesito una crema para el contorno de los ojos?

Sí la aconsejamos porque la piel del contorno de los ojos es más fina y delicada que la del resto del rostro. A partir de los 25-30 recomendamos utilizar un producto específico para el contorno de los ojos, tanto por la mañana, como por la noche. Las cremas y sérums para el contorno de los ojos, además, incluyen en su formulación, activos que ayudan a combatir los problemas de esta zona: deshidratación, arrugas, pero también bolsas y ojeras. Lo importante es elegir un producto que se adecúe a nuestras necesidades y aplicarlo a modo de toques con la yema de los dedos (preferentemente anula o corazón).

¿Cómo puedo saber si un producto es adecuado para mí?

La clave para que un producto de cosmética funcione y cumpla sus objetivos es que lo elijamos en función de diversos factores: el primero, el tipo de piel, el segundo, las necesidades que tengamos en ese momento, el tercero, que nos resulte práctico su uso, agradable su olor y textura, porque si no nos gusta no lo usaremos. Respecto a los tipos de piel: las más habituales son las pieles mixtas y grasas y las pieles secas. Además, hay que valorar si nuestra piel es sensible (sufrimos irritaciones, tirantez, rojeces…). La piel cambia, con la edad, con las estaciones, con la alimentación… Por eso es importante a la hora de elegir un producto valorar cómo está nuestra piel y qué objetivos buscamos: tratar las manchas, el acné, la falta de luminosidad, la deshidratación… Del conjunto de todo ello podemos saber si un producto es adecuado para nosotras. No te dejes llevar por lo que le gusta o le funciona a tu amiga.

¿Puedo usar retinol aunque mi piel es sensible?

Se puede usar pero hay que hacerlo bien y elegir el producto adecuado. El retinol es el mejor activo para combatir las arrugas, los poros dilatados, incluso las manchas. Sin embargo, es un activo que, a determinadas concentraciones, irrita la piel. En pieles sensibles, lo primero que hay que hacer es elegir un retinol que no irrite, por ejemplo 0.3 Retinol gh de Gema Herrerías o Retin Oil de Sarah Becquer. Después, es importante, introducirlo en la rutina poco a poco, empezando con dos veces a la semana. Veremos cómo lo acepta la piel. Los días que no usemos retinol hay que incrementar la hidratación, usando productos con ceramidas, ácido hialurónico y ácidos grasos que refuercen la función barrera que, en las pieles sensibles, está más debilitada. Si nuestra piel lo asimila, podemos pasar a usar el retinol 3 veces a la semana, por la noche, usando por el día protección solar, e hidratando la piel.

¿Cómo saber si mis cremas han caducado?

En general, las cremas llevan en el envase lo que conocemos como el PAO: es un tarrito pequeño, acompañado de un número y la letra M. Esto significa que desde el momento en el abrimos ese producto durará X meses. En general, este periodo suele ser entre un año o año y medio. Es importante que los cosméticos se conserven en un lugar apropiado, porque si no, también podrían estropearse: alejados del sol (sobre todo principios inestables como la Vitamina C), en un lugar seco y con una temperatura que no sea excesivamente alta (no más de 25 grados). Los productos de cosmética natural pueden tener un periodo de caducidad más corto, así que hay que prestarles especial atención. Y, siempre que usemos un producto, si el olor nos resulta raro o si la textura la notamos diferente, es mejor evitar usarlo. Atención a las cremas solares que solemos guardar de verano en verano… Suelen durar 12 meses y si se han expuesto a temperaturas muy altas, no conviene conservarlas para el año siguiente.

0
Qué es el triptófano y qué beneficios tiene para l...
Cómo cuidar la piel mixta

Artículos relacionados

 

Comentarios

¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
No hay comentarios por el momento. Sé el primero en enviar un comentario.
Copyright © 2021 | ArbosanaFarmacia. Diseño web por GrupoDw.es